Santa María celebrará vísperas solemnes en el aniversario de la llegada de las reliquias de las Santas

con No hay comentarios

Mataró conmemora los doscientos cincuenta años de la llegada de las primeras reliquias de santa Juliana y de santa Semproniana, patronas de la Ciudad, cedidas por el monasterio de Sant Cugat del Vallès, donde la tradición sitúa su martirio a principios del siglo IV como discípulos de Sant Cugat.

El 26 de julio de 1772 los mataronenses consiguieron lo que el Consejo Municipal, el clero y muchos vecinos habían estado pidiendo reiteradamente desde hacía casi un siglo.

Como bienvenida, se organizó una procesión que, con el sonido festivo de las campanas de todas las iglesias, acompañó a las reliquias hasta Santa María, donde quedaron entronizadas.

Desde entonces, fue creciendo la devoción y el cariño hacia la figura de las dos jóvenes vírgenes y mártires. Así, en marzo de 1852 tuvo lugar un referéndum excepcional en el que la ciudadanía decidió adoptar a Juliana y Semproniana como patronas. De esta forma, la Fiesta Mayor pasó a ser el 27 de julio.

Por eso, este año, a las ocho de la tarde del día 26, de julio se rememorará la efeméride de la llegada de las reliquias, dos siglos y medio después. Después de la liturgia del último día de la Novena, las campanas anunciarán la celebración de Vísperas solemnes con textos propios del culto a las Santas.

Los sacerdotes de todas las comunidades parroquiales de la ciudad han sido invitados a participar en la ceremonia, que presidirá el dr. Ramon Corts i Blay, presbítero mataronés, párroco de la Basílica de la Purísima Concepción y vicerrector del Ateneo Universitario Sant Pacià de Barcelona.

La celebración se cerrará con el canto del Te Deum, himno ceremonioso de alabanza y de acción de gracias que en la tradición ritual de la Iglesia universal se entona en ocasiones señaladas.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.